Como cuidar tus joyas Aretique

A continuación encontrarás  algunas recomendaciones sobre cómo cuidar y mantener tus joyas.

Primeramente, recomendamos quitarte cualquier pieza antes de ir a dormir, ducharte o antes de participar en cualquier actividad física. La exposición a ciertos productos químicos o ambientes pueden comprometer su integridad. Esto incluye transpiración (sudor, días calurosos…), perfumes/colonias, geles hidroalcoholicos, productos de limpieza, cloro, agua salada y abrillantadores abrasivos de plata, etc.

La Plata de Ley 925 es una inversión atemporal. Cuidar bien tu joyería de Plata de Ley te ayudará a mantener su brillo y duración.

La plata se oxida en contacto con el aire y esto provoca que su tonalidad tienda a ennegrecerse o a volverse amarilla. La mayoría de los artículos de ARETIQUE han sido tratados con una técnica que ayuda a prevenir la pérdida de brillo (baño de platino),

ADVERTENCIA: Las piezas bañadas en oro son, por defecto, más frágiles y susceptibles de perder el color con el uso o el paso del tiempo. ARETIQUE no puede garantizar una duración determinada del baño de oro. La velocidad a la que el baño va desapareciendo depende de múltiples factores como el roce de las piezas, uso de productos químicos en la piel, el nivel de sudoración corporal o el nivel de PH de la piel de cada persona. Por este motivo, es especialmente importante tener un cuidado adecuado de tus joyas bañadas en oro o bien, si tu experiencia te dice que no te dura, escojas joyas su versión en plata.


· LIMPIEZA DE TUS JOYAS

Las piezas de plata pueden limpiarse con una gamuza suave para que recuperen su brillo o con agua templada y jabón neutro. Otro método (solo para las joyas de plata sin baño de oro) es usar una gamuza limpia plata y aclararlas con agua.

IMPORTANTE: Las piezas de plata bañada en oro son más delicadas y requieren un mayor cuidado. Frotar intensamente puede generar la pérdida del baño, por lo que es importante hacerlo sutilmente para evitar el desgaste.

· CÓMO GUARDAR TUS JOYAS

Evita guardar piezas juntas para que no se rayen. Procura situarlas lejos de cualquier exposición a la luz solar y lejos de sitios cálidos. No guardes tus joyas en un baño o en sitios húmedos.

Puedes guardarlas en un joyero acolchado o en nuestra cajitas. También se pueden guardar en bolsitas individuales de plástico (polietileno) con cierre hermético.